Preparativos de la Novia. Opinión como Fotógrafo de Boda para Un Reportaje Auténtico.

¿Cuál es el mejor sitio en el que la novia se debe preparar y vestir para la boda? ¿De qué forma influye el lugar en las fotografías a la hora de obtener un reportaje de boda brillante y original?

Entre la casa de los padres, la suite de un hotel, una estancia en la finca donde se celebra el evento o la propia casa de los novios ¿cuál escoger para que el reportaje de boda resulte incomparable y original?

Está claro que influyen muchos factores, y alguno de ellos es incluso inexcusable y se posiciona como prioritario por fuerza mayor. En este punto me estoy refiriendo a factores económicos, sentimentales o simplemente organizativos.

En cualquier caso, es indudable que el lugar elegido marcará la diferencia en las imágenes que el fotógrafo de bodas recogerá de estos momentos iniciales. Vestido, detalles, entorno, atmósfera, familia, damas, niños y la novia lucirán mejor o peor en las fotos del álbum de boda en función de esta elección.

Aspectos importantes a considerar a la hora de optar por una localización
Estilista maquilla a la novia en habitación de hotel. El vestido de novia se dibuja en primer plano
Estilista maquilla a la novia en habitación de hotel. El vestido de novia se dibuja en primer plano

Antes de analizar los pros y los contras de cada escenario, me gustaría enumerar brevemente algunos factores muy importantes a tener en cuenta. Son los siguientes:

El tamaño del sitio.

El fotógrafo de bodas estará encantado si este factor se elige bien y se cuida al máximo. ¿Es lo suficientemente espacioso para acoger con holgura a todos los miembros de la familia y personas que deban asistir a la novia? Aunque parezca una tontería, ¿cuántos espejos hay? ¿Hay suficiente sitio para colocar maletines, accesorios y equipos de peluquería, fotografía, estilistas o incluso familia sin que estén amontonados por los rincones, sillas o por las mesas? ¿Se pueden captar con facilidad fotografías de cuerpo entero de la novia, damas y familia? ¿hay disponible algún lugar especial e independiente en el que colgar el vestido de la novia y disponer ampliamente sus accesorios? En este último caso, una fotografía en el reportaje de boda donde aparezca y luzca esplendoroso el vestido de novia es obligatorio y no debería echarse de menos en el álbum de boda.

Presencia de abundante luz natural.

Por supuesto que ni el mejor lugar del mundo lucirá en todo su esplendor si no está bañado por abundantes dosis de iluminación natural. Este factor es primordial por dos motivos: el primero tiene que ver con el estado de ánimo, con la salud y el bienestar general. Lo cual es fundamental en un día tan exclusivo. El segundo motivo guarda relación con un reportaje de boda exclusivo y original. Seguro que el fotógrafo sabrá aprovechar todos los espacios donde la luz del sol se cuele a raudales por las ventanas. Y, por extensión, esas fotografías de la novia bañada en luz natural es un espectáculo tan imponente y sobrecogedor que no se puede descuidar, y mucho menos malograr en un reportaje fotográfico de boda que se precie.  

Insisto. Se podrá encender una lámpara si está oscuro, compensar la penumbra con un flash, aumentar la sensibilidad de la cámara, pero no será lo mismo… Ya habrá tiempo para dar rienda suelta a la creatividad y jugar con las sombras.

Emplazamientos típicos para los preparativos de la novia
La casa de los padres de la novia.

Según la tradición que nos viene desde la Edad Media, las novias debían pasar la noche anterior a la boda en casa de sus padres. Aquí también influyen factores sentimentales y vínculos emocionales. Dedicar unos momentos tan especiales en el lugar que ha sido testigo de tantas experiencias y anécdotas en la vida de la novia es algo muy personal.

Puntos a favor:

¿Cuántos imprevistos pueden suceder cuando apenas quedan dos horas para salir hacia el lugar de la ceremonia? Según mi experiencia puedo decir que bastantes. Puede ocurrir que se necesite un alfiler, un pasador, una goma elástica, hilo, tijeras… Artículos a los que habitualmente no se les considera importantes, pero que en un momento dado se convierten en indispensables. Si hacen falta y no están disponibles, seguro que se desencadena una crisis. Y si a esto se suma el stress y los nervios de esos momentos, el coctel resultante puede resultar explosivo. Si por algún motivo hace falta disponer de algún artículo en concreto y la novia está en casa de sus padres, seguro que serán más fácilmente localizables que si el lugar en el que se encuentra es un hotel o la finca de la ceremonia.

Otro punto a favor tiene que ver inconscientemente con la seguridad que produce estar en un entorno y ambiente acogedor, en el que la novia puede sentirse segura y protegida, con todos los recursos materiales y personales a su disposición. Por último, aunque quizá en menor medida, el hecho de que la casa de los padres se encuentre ubicada cerca del emplazamiento donde tenga lugar la ceremonia, es uno de los puntos determinantes a considerar. Y como añadido, decir que esta opción es la más económica de las que nombraré en este artículo.

Puntos en contra:

No siempre ocurre, pero uno de los principales inconvenientes tiene que ver con el espacio. Si la casa de los padres es un piso no muy grande y, además de las damas, padres y hermanos, concurren familiares y amigos que vienen a ver y saludar a la novia, es muy probable que las estancias empiecen a parecer más pequeñas de lo que realmente son. Así mismo, en ocasiones hay habitaciones que la novia selecciona para prepararse, y que son muy reducidas desde el punto de vista del fotógrafo. En este sentido, se hace complicado hacer un reportaje fotográfico de boda donde predomine el esplendor de la novia. Al haber tan escasa amplitud, sólo se pueden hacer primeros y medios planos, y con fondos y elementos demasiado cercanos que distraen la atención.

En cualquier caso, si esta ha sido la decisión de la novia y no hay estancias amplias disponibles, mi recomendación es intentar recomponer la decoración de la casa, retirando muebles y objetos que no sean necesarios. Una vivienda engalanada con sutiles complementos florales siempre es de gran ayuda.

Por otro lado, si la casa de los padres es un piso o vivienda con estancias grandes y luminosas, todo lo anterior no aplica.

La Suite de Hotel.

Puntos a favor:

Estancias amplias, luminosas, confortables y con maravillosas vistas que hipnotizan los sentidos. Todo un lujo para una novia que quiera lucir radiante y soberbia en las fotografías de esos momentos. Si además goza de dormitorio y salón independiente las opciones para un reportaje de boda insólito y original son innumerables. Antes de decantarse por un hotel en concreto, conviene investigar y elegir aquel cuya decoración más se adapte a nuestros gustos y preferencias. Aunque, si por mí fuera, fotográficamente hablando, me inclinaría por ambientes con un interiorismo minimalista. Nada de papeles pintados y moquetas chillonas con motivos vegetales. En una suite de hotel no será difícil encontrar un espacio en el que colgar el vestido de novia para que gobierne majestuoso sobre la estancia. Como ya dije antes, una imagen del vestido es inexcusable.

Estilista pulveriza fijador a la novia en habitación de hotel
Novia posa con el ramo en la terraza del Hotel Catalonia. Pose con mucha simpatía y estilo. Al fondo se divisa el mar que baña el paseo marítimo de Palma. Fotos de Novias de ensueño.
Novia posa con el ramo en la terraza del Hotel Catalonia. Pose con mucha simpatía y estilo. Al fondo se divisa el mar que baña el paseo marítimo de Palma

Puntos en contra:

Inconscientemente, se tiende a inundar de bártulos  y chismes toda la habitación. Maletas, comida, botellas, secadores, cepillos, maquillaje, cajas, alisador de pelo y bolsas campan a sus anchas por todo el lugar. En un abrir y cerrar de ojos nuestra lujosa suite habrá perdido todo su encanto. Aunque considero que es hasta cierto punto normal, ya que es indispensable disponer en el mismo hotel de todo lo necesario, además de todo lo que en teoría pudiera hacer falta. Pero es imprescindible ser metódicos e ir guardando y organizando todo aquello que no sea necesario al momento. En más de una ocasión he tenido que dedicar horas de Photoshop a eliminar “objetos indeseados” que se habían colado en las imágenes por falta de atención.

¿Y qué hay del momento en el que la novia decide trasladarse desde el hotel hasta el lugar de la ceremonia? Quizá sea un poco incómodo, si no le gusta que ojos extraños la observen, ya que habrá decenas de clientes del hotel escudriñando con curiosidad la escena. Otro punto desfavorable sea quizá el precio de la suite, aunque esto ya depende del presupuesto de cada uno.

Suite en la misma finca donde se celebra el evento

Hay que tener en cuenta que no todas las fincas disponen de una suite acondicionada para acoger las necesidades de una novia en los momentos de sus preparativos.

Puntos a favor:

Sin duda, uno de los factores más favorables en esta opción es la ausencia de largos desplazamientos y posibles retrasos a causa del tráfico, con el consiguiente beneficio para el cronograma del día. Todos los proveedores de la boda agradecerán este aspecto, tanto los servicios de fotografía como los de peluquería y estilismo.

Hay abundantes opciones para elegir en cuanto a fincas para eventos, cada una con un estilo y atractivo que la hace destacar. Salvo alguna excepción, los espacios suelen ser amplios y luminosos. Y existe la posibilidad de sacar provecho del entorno e instalaciones de que dispone la finca para crear un reportaje de boda original y exquisito.

Es el lugar ideal para planificar un “first look” en algún punto aislado de la finca. Con tranquilidad, en la intimidad y sin prisas. Verse vestidos de novios, por primera vez, momentos antes de la ceremonia es apasionante y provocador.

Puntos en contra:

Si la suite de la novia no está lo suficientemente aislada, se corre el riesgo de que alguno de los invitados o alguien indeseado pueda ver con antelación a la prometida. Y esto supondría una pérdida de emoción en muchos sentidos. Por norma general, estar pendiente de esto supone un punto de stress adicional para la novia.

Es necesario pensar y llevar todos los útiles y objetos que se vayan a necesitar. Por norma general, las fincas suelen estar bastante aisladas, y suele ser complejo y engorroso tener que salir a buscar algo olvidado al pueblo más cercano.

En ocasiones, la habitación que facilita la finca para la novia, no es la más adecuada en cuanto a tamaño y luminosidad, desde un punto de vista fotográfico. En este caso, es necesario confiar en las habilidades y profesionalidad del fotógrafo de boda. Lo mejor es organizar un encuentro días antes de la ceremonia. Así el fotógrafo pueda planificar con antelación el reportaje de boda y ver el entorno en el que deberá trabajar, para no tener que improvisar más de la cuenta.

Otras alternativas.

Últimamente es tendencia alquilar una habitación en un agroturismo en lugar de en un hotel. Es una muy buena opción a considerar. La mayoría disponen de habitaciones diáfanas, elegantemente decoradas, de aspecto rústico, con fastuosas vistas y zonas ajardinadas encantadoras y sugerentes. Disponer de un reportaje de boda original, fascinante y perturbador no será difícil en un escenario con estas características. El único problema son los tiempos de desplazamiento hacia el lugar de la ceremonia, los cuales se tienen que considerar en el cronograma del día.

Novia estira su brazo y observa sus dedos con gracia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *